sobre el autor
datos del libro
índice
fragmento
fe de erratas
obras del autor
obras relacionadas


Buscar en este libro


Vicente Palermo

Instituciones políticas brasileñas

Estabilidad y crisis del proceso político contemporáneo


fragmento

Introducción

Seguramente el lector interesado en la comprensión de la política brasileña ha de estar profundamente desconcertado por el cataclismo cuyos puntos destacados, hasta ahora, han sido la destitución de Dilma Rousseff y la operación Lava Jato, encarada por la Justicia contra gran parte del personal político y contra empresarios de envergadura nada insignificante. Tanto esa destitución como la ofensiva de la Justicia tienen lugar en el marco de un extendido malestar de la opinión pública contra los políticos, con un presidente débil y de mala reputación como Temer al mando. Así, no se avizora una recomposición política, una recuperación de gobernabilidad ni un regreso de Brasil al camino, tortuoso y lento pero camino al fin, de mayor crecimiento económico y mejora de la distribución del ingreso recorrido desde 1994 hasta, por lo menos, el fin de la primera presidencia de Lula. El propósito de este libro no es hacer un relato de este proceso, sino colocarlo en una perspectiva analítica centrada en las instituciones políticas brasileñas, instituciones que no siempre se comprenden fácil o correctamente. El debate institucional brasileño es extensísimo, y en él participan tanto investigadores sociales y políticos del país como extranjeros, en número prácticamente inabarcable. Aquí intento dar cuenta, siquiera parcialmente, de los términos de ese debate y mostrar el modo en que la presente crisis se enraíza y se desenvuelve en ese marco institucional. Y aventuro, aunque pueda resultar muy polémico, que dicho marco institucional no parece que vaya a ser superado pronto, sino más bien lo contrario: será un factor fundamental en cualquier recomposición política, que resulte concebible al menos a corto y mediano plazo. A menos que del presente terremoto surja un brote de populismo radical y un liderazgo plebiscitario -cosa que, por lo que conozco de Brasil, juzgo bastante improbable-, la morfología política brasileña seguirá siendo la misma, aunque algunas novedades que trae aparejada la crisis puedan desembocar en mejoras parciales y graduales.
Para discutir todo esto, el presente libro está compuesto de cuatro capítulos. El primero -comenzamos, podríamos decir, por el final- despliega un análisis netamente institucional del cataclismo que sufre actualmente la política brasileña, tratando de identificar, en ese marco, los motivos en los que descansan tanto el impeachment contra Dilma como el descomunal protagonismo alcanzado por el Poder Judicial. El segundo capítulo intenta facilitar las cosas a los lectores argentinos mediante un abordaje comparativo de las estructuras institucionales de Brasil y Argentina. El argumento básico de este capítulo se centra en los desiguales recursos y capacidades institucionales de los presidentes para organizar la cooperación política. En el tercer capítulo se intenta incorporar la dimensión federal y se analizan los modos de relación entre gobiernos estaduales/provinciales y el Gobierno nacional, entre ellos los componentes fiscales como condicionantes del proceso político. Este capítulo también está organizado en clave comparativa Brasil-Argentina. Uno de los argumentos se basa en los disímiles incentivos a la cooperación presentes en ambos países, y en las distintas capacidades de los poderes de veto en cada caso -y en las consecuencias políticas que estas diferencias conllevan-. El cuarto y último capítulo aborda los términos del presente debate institucional brasileño. Si bien impera en él la figura conceptual dominante de presidencialismo de coalición, en mi caso, a diferencia de otros autores, no veo un consenso analítico respecto de las instituciones brasileñas y la política, sino más bien corrientes que dialogan permanentemente entre sí. Desde luego, mi posición no será neutral, y trato de fundamentar mis preferencias interpretativas. Además, argumento contra aquellos analistas que dan por descontado que la calidad o la índole del liderazgo es indiferente a la hora de juzgar los desempeños de las coaliciones de gobierno.
De un modo u otro, si se toma en cuenta la presente inestablidad política, este texto sostiene una posición que es ciertamente contraintuitiva: que el cuadro institucional brasileño es estable y proporciona una base relativamente sólida para la formulación e implementación de políticas de gobierno.

Buenos Aires, septiembre de 2017

descargar fragmento (53 kb).

 

obras relacionadas


Roberto Gargarella

La sala de máquinas de la Constitución

Dos siglos de constitucionalismo en América Latina (1810-2010)


Vicente Palermo

La alegría y la pasión

Relatos brasileños y argentinos en perspectiva comparada


Andrés Rosler

Razones públicas

Seis conceptos básicos sobre la república